.

¿Qué pasa conmigo, por qué no me gusta el sexo?

La satisfacción sexual en general no viene de añadirle nada “extra” al sexo.

La liberación sexual ha traído altas expectativas y fantasía al sexo en su forma natural. Estamos llenos de imágenes inspiradas en la pornografía, maquillajes y lencerías exageradas que nos hacen sentir más sensuales, en donde el orgasmo es artificial y rápido, imágenes llenas de sonrisas falsas que te hacen creer que es fantástico.

Ese “extra” en la sexualidad nos da mucha presión. Hace que el sexo sea más un trabajo que placer y conexión real. Y lo que menos necesita una mujer actualmente, es tener más trabajo que hacer.

Si quieres disfrutar más del sexo, desata tus inhibiciones y trata de analizar estos 5 puntos que son importantes. Algunos te harán sentido, otros tomará tiempo para que puedas aplicarlos pero vale la pena hacer el esfuerzo, porque la satisfacción sexual es muy importante.

 

  1. Tener sexo para tu pareja en lugar de para ti.

Uno de los errores más comunes en las mujeres es que le dan prioridad al otro, en lugar de priorizar su propio placer. A lo mejor nuestro deseo sexual es más bajo que el de nuestra pareja. A lo mejor no siempre fue así. A lo mejor ahora que tienes hijos, no te sientes tan sensual o simplemente estás cansada. O a lo mejor después de muchos años con tu pareja, algo cambió y no estás segura de qué es. Así es que, todo en conjunto nos hace a veces tener sexo por complacer al otro. Así que el sexo se vuelve un trabajo más que un verdadero placer.

Una cosa más de nuestra lista que tenemos que cumplir para hacer que el otro sea feliz.

Si quieres sentir verdadera satisfacción sexual, debes de dejar de tener sexo por complacer al otro y empezar a tener sexo para ti.

En el momento en que dejamos de tener sexo por placer y lo hacemos por complacer, el sexo se vuelve una… Clic para tuitear
  1. Tener sexo “ordenadamente”

Hemos aprendido que el sexo tiene un orden:

Primero un beso, después una caricia y luego zonas más eróticas. Hay lugar para el sexo oral de vez en cuando, lo cual se vuelve un gran momento.

Podríamos pensar que todo esto es lógico y que hace que una mujer tenga ganas de tener sexo. Pero no, no lo es. Se vuelve aburrido y tedioso después de muchos años no hay nada nuevo y es hasta cansado.

Muchas mujeres se preguntan ¿qué pasa conmigo, por qué no me gusta el sexo?

No hay nada malo en ti, es que simplemente la rutina es aburrida, hay que buscar que el sexo se vuelva una aventura distinta siempre, y para eso no se necesita una escena pornografica, pero sí un poco más de creatividad.

 

  1. Intentar ser constante

El deseo de las mujeres tiene una propia mentalidad. No es predecible, ni controlable.

Cuando hay deseo, se puede apagar al siguiente minuto. Esto no es locura, es algo totalmente normal. El deseo de las mujeres es como el mar: sube, baja, va y viene.

Deja de intentar que siempre sea igual, mejor fluye y respeta el movimiento natural de tu cuerpo.

Ya regresará el deseo si no te esfuerzas en ello.

 

  1. Fingir durante el sexo

Fingir placer, fingir un orgasmo, fingir interés, o que estás super excitada cuando en realidad estás pensando qué te vas a poner mañana, el desayuno de los niños, la junta en el trabajo o que olvidaste alimentar al perro.

Fingimos en el sexo, porque tenemos creencias falsas, de tener sexo por complacer a nuestra pareja en lugar de a nosotras. Una vez más por complacer.

Si fuera un rol en una película, obvio, fingir es parte del papel. Pero como mujeres poderosas que somos es nuestro derecho tener satisfacción verdadera.

Con el tiempo, fingir genera dos distintos tipos de daños:

Hace que tu pareja te toque de maneras que en realidad no te gustan. Y nunca acaba sabiendo cómo te gusta ser tocada.

Convierte el sexo en un trabajo, porque requiere esfuerzo, y hace que pierdas el interés sexual. Con el tiempo no recordarás ni por qué te gustaba el sexo. Al igual que no tomarás en cuenta que lo que realmente quiere tu pareja es darte placer, pero no sabe cómo.

Deja de fingir, mejor empieza a estar presente y aprende a pedir lo que quieres durante el sexo.

 

  1. Tener miedo de ofender a tu pareja.

A veces nos da miedo, que si decimos lo que queremos, nuestra pareja se va a sentir incómoda con ello. Nos hemos acostumbrado a mantenernos en silencio durante el sexo, porque a veces nos da pena.

Es posible que tu pareja se ofenda cuando empecemos a pedir lo que queremos. Pero ¿sabes qué? Tu pareja es un adulto, puede manejarlo. Es mejor ser honestas y pedir lo que queremos, porque a la larga el no hacerlo va a terminar con tu relación.

“Nuestra relación realmente me importa y quiero tener gran sexo contigo, quiero estar abierta, explorar y jugar contigo. ¿Por favor, me podrías tocar más suave? Te quiero mostrar como.”

Decir la verdad con amor es lo mejor que puedes hacer. Si tu pareja no puede aceptar de forma amorosa una crítica constructiva, es un problema que debes de tratar fuera de la cama, es posible que necesiten buscar ayuda profesional para que puedan ir a temas más profundos.

Con buenos deseos para ti.

Tus aliadas de travesía,

Anna & Itzel.

Photo: Chris Craymer

3 pasos para que ames estar en tu casa

¿Te has puesto a pensar el efecto que tiene tu casa en ti?

Nuestro hogar es el lugar que contiene nuestro bienestar y salud en la vida.

Al crear un espacio que esté lleno de amor, balance y creatividad te estás cuidando a ti misma.

¿Qué es una casa energéticamente en balance?

Hazte está pregunta ¿estoy realmente viviendo mi espacio de la mejor manera posible?

Una vez que te hayas respondido esto, no hay pretextos para no explotar el potencial de tu casa y analizar a fondo ¿cómo te quieres sentir en ella?.

Si es que no sientes eso en tu casa es que hay cambios por hacer. Porque aunque tu casa sea rentada o prestada, es el espacio que habitas y que es totalmente un factor de influencia para tu mente, tu cuerpo y tus emociones.

 

PASO 1: DETOX

Muchos de nosotros vivimos en espacios que fueron previamente habitados, y de esta manera se puede percibir la energía de las personas anteriores. O se siente el ambiente pesado en otras ocasiones cuando es un espacio que no tiene buen flujo de energía.

 

  1. Evitemos la cantidad de objetos electrónicos encendidos:

Este tipo de vibraciones nos traen frecuencias que afectan la energía del espacio, es importante reducir y apagar al máximo estos aparatos para evitar que el espacio se sobre cargue de vibración electrónica. No necesitamos taaaaanta tecnología.

 

  1. Hojas de Salvia:

Puedes conseguir hojas de salvia secas que venden en los mercados, cerrar las ventanas y encenderlas, llenando con su humo toda tu casa. Deja que el humo limpie el espacio y después ventila. Parece rito de magia, pero en realidad son hierbas medicinales muy adecuadas.

 

  1. Sal de mar:

También sirve esparcir sal de mar en el piso y dejar que absorba unos minutos para después barrerla y tirarla a la basura. Esto ayudará a limpiar las viejas energías que se acumulan en los espacios.

 

PASO 2: REACOMODA

  1. Tomando en cuenta cómo te sientes en tu casa y qué haces cuando estás en ella, reorganiza los muebles y la decoración de manera que tenga congruencia contigo. Vale la pena invertir y hacer el esfuerzo para que te sientas mejor haciendo lo que te gusta hacer.

 

Si te gusta escribir, coloca una zona que te invite a ello. Si te gusta leer, un lindo sofá y una buena lámpara, si llegas a casa a descansar, utiliza una iluminación que te relaje, prende velas, aceites esenciales  y todo lo que vaya con lo que quieres cultivar.  Recuerda hay que generar buen sentir.

 

PASO 3: ARMONIZA

Que las llaves tengan su lugar, y prueba cómo te sientes poniendo un espacio para colocar los zapatos en la entrada cuando llegues.

Crea un espacio para bañarte con ricos jabones y cremas que te hagan sentir a gusto.

Escoge tu ropa del día siguiente para que te sientas confiada y contenta con como te ves.

Piensa en aromas y que tu casa siempre huela rico.

Establece una hora sin tecnología antes de dormir, poniendo tu teléfono en modo de avión.

 

La próxima vez que veas tu casa, piensa de qué manera puedes hacer que se sienta más en paz y armonía posibles. Imagina cómo es una casa saludable y qué puedes hacer para cultivarla.

 

Si te gustó comparte con tus amigas, realmente todas merecemos tener una casa que nos contenga, nos llene de paz, energía y nos haga sentir felices.

5 maneras de darte un respiro

Cuídate, dedícate más tiempo, ámate mas. Relaaaaaaaajate nos dicen muchos por ahí.

Pero la realidad es que ¿sabemos hacer esto?

-No. Nadie nos enseño como hacerlo.
Vivimos en un sistema y llevamos un estilo de vida en donde lo importante es hacer, pensar, decidir, actuar y estar en constante movimiento.

A veces incluso, vamos a clase de yoga y hacemos “el esfuerzo por relajarnos”.
Lo cual nos lleva a darnos cuenta que no sabemos soltar, relajar, descansar y NO HACER NADA.

El no hacer nada es un acto de amor, de autoestima, de respeto a nuestro cuerpo, a nuestra mente, a nuestra energía vital.

Aquí te compartímos una serie de ideas para que puedas aplicarlas en tu vida cotidiana:

⫸ 1. Pasa tiempo a solas está semana.

Esta es una gran tarea y la principal de aprender a no hacer nada. Te suplico que te des el tiempo de estar a solas, aprende a estar cómoda contigo misma, es el principio del amor propio.

Deja todo lo que estés haciendo, apaga la compu y el celular. Pasa tiempo contigo, siente quien está ahí, que le hace sentir bien, sal a caminar, ve a comer al restaurante que te gusta, un museo, busca la manera de pasarela bien contigo.
Poco a poco el sentimiento de incomodidad desaparecerá, aprende en esta vida a amar pasar tiempo a solas.

⫸ 2. Encuentra una práctica de meditación.

No existe regalo más grande que le puedas dar a tu mente que aprender a sentarte a meditar.
En silencio, con música, mantras, la técnica que sientas más efectiva, hazla diariamente es la mejor manera de borrar el disco duro y aprender a vivir en el presente.
Cuando entendemos que el presente es lo único que existe, es realmente lo que nos relaja y eso en realidad nos los da meditar.

⫸ 3. Nunca dejes de aprovechar un momento para no hacer nada.

Del libro de Living your Yoga de Judith Lasater:
Busca 20 minutos para relajarte en una postura de relajación.
Cuando sientas que no tienes tiempo para relajarte, esa el la perfecta señal de que es hora de relajarte.
Descansar es muy diferente a dormir, se necesitan ambas.
Acostarte en relajación es una acto de amor y valentía.

⫸ 4. Aprender a amar el té y su ritual.

Tomar té no es solamente una bebida, es una experiencia, un momento.
Prende la tetera, observa como hierve el agua, escucha el chiflido de la tetera, tómate el tiempo de escoger qué té tomar, prepáralo con exactitud de tiempo, sírvelo y siéntate a disfrutar la pausa.
Ama el té
Ama-té
Disfuta-té

⫸ 5. Sigue tus sueños…

No existe vida relajada y feliz sin una mente con ganas de soñar y de vivir.
Manténte cerca de tus intereses y de lo que quieres generar para ti en tu vida.
Puedes hacer un collage de imágenes visualizando lo que quisieras para ti.
ATRÉVETE A SOÑAR EN GRANDE. Mantén ese collage visible para que puedas mantener la visión y la intensión presente.

¿Cuál es tu manera favorita de darte un respiro?

Inspirémonos juntas

error: ¿Te gusta el contenido? Compártelo