.

¿Qué pasa conmigo, por qué no me gusta el sexo?

La satisfacción sexual en general no viene de añadirle nada “extra” al sexo.

La liberación sexual ha traído altas expectativas y fantasía al sexo en su forma natural. Estamos llenos de imágenes inspiradas en la pornografía, maquillajes y lencerías exageradas que nos hacen sentir más sensuales, en donde el orgasmo es artificial y rápido, imágenes llenas de sonrisas falsas que te hacen creer que es fantástico.

Ese “extra” en la sexualidad nos da mucha presión. Hace que el sexo sea más un trabajo que placer y conexión real. Y lo que menos necesita una mujer actualmente, es tener más trabajo que hacer.

Si quieres disfrutar más del sexo, desata tus inhibiciones y trata de analizar estos 5 puntos que son importantes. Algunos te harán sentido, otros tomará tiempo para que puedas aplicarlos pero vale la pena hacer el esfuerzo, porque la satisfacción sexual es muy importante.

 

  1. Tener sexo para tu pareja en lugar de para ti.

Uno de los errores más comunes en las mujeres es que le dan prioridad al otro, en lugar de priorizar su propio placer. A lo mejor nuestro deseo sexual es más bajo que el de nuestra pareja. A lo mejor no siempre fue así. A lo mejor ahora que tienes hijos, no te sientes tan sensual o simplemente estás cansada. O a lo mejor después de muchos años con tu pareja, algo cambió y no estás segura de qué es. Así es que, todo en conjunto nos hace a veces tener sexo por complacer al otro. Así que el sexo se vuelve un trabajo más que un verdadero placer.

Una cosa más de nuestra lista que tenemos que cumplir para hacer que el otro sea feliz.

Si quieres sentir verdadera satisfacción sexual, debes de dejar de tener sexo por complacer al otro y empezar a tener sexo para ti.

En el momento en que dejamos de tener sexo por placer y lo hacemos por complacer, el sexo se vuelve una… Clic para tuitear
  1. Tener sexo “ordenadamente”

Hemos aprendido que el sexo tiene un orden:

Primero un beso, después una caricia y luego zonas más eróticas. Hay lugar para el sexo oral de vez en cuando, lo cual se vuelve un gran momento.

Podríamos pensar que todo esto es lógico y que hace que una mujer tenga ganas de tener sexo. Pero no, no lo es. Se vuelve aburrido y tedioso después de muchos años no hay nada nuevo y es hasta cansado.

Muchas mujeres se preguntan ¿qué pasa conmigo, por qué no me gusta el sexo?

No hay nada malo en ti, es que simplemente la rutina es aburrida, hay que buscar que el sexo se vuelva una aventura distinta siempre, y para eso no se necesita una escena pornografica, pero sí un poco más de creatividad.

 

  1. Intentar ser constante

El deseo de las mujeres tiene una propia mentalidad. No es predecible, ni controlable.

Cuando hay deseo, se puede apagar al siguiente minuto. Esto no es locura, es algo totalmente normal. El deseo de las mujeres es como el mar: sube, baja, va y viene.

Deja de intentar que siempre sea igual, mejor fluye y respeta el movimiento natural de tu cuerpo.

Ya regresará el deseo si no te esfuerzas en ello.

 

  1. Fingir durante el sexo

Fingir placer, fingir un orgasmo, fingir interés, o que estás super excitada cuando en realidad estás pensando qué te vas a poner mañana, el desayuno de los niños, la junta en el trabajo o que olvidaste alimentar al perro.

Fingimos en el sexo, porque tenemos creencias falsas, de tener sexo por complacer a nuestra pareja en lugar de a nosotras. Una vez más por complacer.

Si fuera un rol en una película, obvio, fingir es parte del papel. Pero como mujeres poderosas que somos es nuestro derecho tener satisfacción verdadera.

Con el tiempo, fingir genera dos distintos tipos de daños:

Hace que tu pareja te toque de maneras que en realidad no te gustan. Y nunca acaba sabiendo cómo te gusta ser tocada.

Convierte el sexo en un trabajo, porque requiere esfuerzo, y hace que pierdas el interés sexual. Con el tiempo no recordarás ni por qué te gustaba el sexo. Al igual que no tomarás en cuenta que lo que realmente quiere tu pareja es darte placer, pero no sabe cómo.

Deja de fingir, mejor empieza a estar presente y aprende a pedir lo que quieres durante el sexo.

 

  1. Tener miedo de ofender a tu pareja.

A veces nos da miedo, que si decimos lo que queremos, nuestra pareja se va a sentir incómoda con ello. Nos hemos acostumbrado a mantenernos en silencio durante el sexo, porque a veces nos da pena.

Es posible que tu pareja se ofenda cuando empecemos a pedir lo que queremos. Pero ¿sabes qué? Tu pareja es un adulto, puede manejarlo. Es mejor ser honestas y pedir lo que queremos, porque a la larga el no hacerlo va a terminar con tu relación.

“Nuestra relación realmente me importa y quiero tener gran sexo contigo, quiero estar abierta, explorar y jugar contigo. ¿Por favor, me podrías tocar más suave? Te quiero mostrar como.”

Decir la verdad con amor es lo mejor que puedes hacer. Si tu pareja no puede aceptar de forma amorosa una crítica constructiva, es un problema que debes de tratar fuera de la cama, es posible que necesiten buscar ayuda profesional para que puedan ir a temas más profundos.

Con buenos deseos para ti.

Tus aliadas de travesía,

Anna & Itzel.

Photo: Chris Craymer
Musas Digitales

Musas Digitales

Somos Anna & Itzel de Musas Digitales, tus compañeras de travesía, y creemos que tienes todo para lograr lo que quieras.
Musas Digitales

Latest posts by Musas Digitales (descubrir más)

Comentarios

comments

También puede gustarte:

error: ¿Te gusta el contenido? Compártelo